"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".
Jorge Luis Borges

jueves, 29 de diciembre de 2011

¡Feliz 2012!

Como siempre nos acercamos al año nuevo llenos de reflexiones, de proyectos, de buenas intenciones, de compromisos... Este vídeo es toda una declaración de intenciones para el año que viene y para toda la vida. Aprendamos nosotros a ser felices y así también haremos felices a las personas de nuestro entorno.

¡Lectura y Café desea feliz año nuevo a todos!

martes, 27 de diciembre de 2011

Cuento de Navidad



El día siguiente sería Navidad y, mientras los tres se dirigían a la estación de naves espaciales, el padre y la madre estaban preocupados. Era el primer vuelo que el niño realizaría por el espacio, su primer viaje en cohete, y deseaban que fuera lo más agradable posible. Cuando en la aduana les obligaron a dejar el regalo porque pasaba unos pocos kilos del peso máximo permitido y el arbolito con sus hermosas velas blancas, sintieron que les quitaban algo muy importante para celebrar esa fiesta. El niño esperaba a sus padres en la terminal. Cuando estos llegaron, murmuraban algo contra los oficiales interplanetarios.
-- ¿Qué haremos?
-- Nada, ¿qué podemos hacer?
-- ¡Al niño le hacía tanta ilusión el árbol!
La sirena aulló, y los pasajeros fueron hacia el cohete de Marte. La madre y el padre fueron los últimos en entrar. El niño iba entre ellos, pálido y silencioso.
-- Ya se me ocurrirá algo --dijo el padre.
-- ¿Qué...? --preguntó el niño.
El cohete despegó y se lanzó hacia arriba al espacio oscuro. Lanzó una estela de fuego y dejó atrás la Tierra, un 24 de diciembre de 2052, para dirigirse a un lugar donde no había tiempo, donde no había meses, ni años, ni horas. Los pasajeros durmieron durante el resto del primer "día". Cerca de medianoche, hora terráquea según sus relojes neyorquinos, el niño despertó y dijo:
-- Quiero mirar por el ojo de buey.
-- Todavía no --dijo el padre--. Más tarde.
-- Quiero ver dónde estamos y a dónde vamos.
-- Espera un poco --dijo el padre.
El padre había estado despierto, volviéndose a un lado y a otro, pensando en la fiesta de Navidad, en los regalos y en el árbol con sus velas blancas que había tenido que dejar en la aduana. Al fin creyó haber encontrado una idea que, si daba resultado, haría que el viaje fuera feliz y maravilloso.
-- Hijo mío --dijo--, dentro de medía hora será Navidad.
La madre lo miró consternada; había esperado que de algún modo el niño lo olvidaría. El rostro del pequeño se iluminó; le temblaron los labios.
-- Sí, ya lo sé. ¿Tendré un regalo? ¿Tendré un árbol? Me lo prometisteis.
-- Sí, sí. todo eso y mucho más --dijo el padre.
-- Pero... --empezó a decir la madre.
-- Sí --dijo el padre--. Sí, de veras. Todo eso y más, mucho más. Perdón, un momento. Vuelvo pronto.
Los dejó solos unos veinte minutos. Cuando regresó, sonreía.
-- Ya es casi la hora.
-- ¿Puedo tener un reloj? --preguntó el niño.
Le dieron el reloj, y el niño lo sostuvo entre los dedos: un resto del tiempo arrastrado por el fuego, el silencio y el momento insensible.
-- ¡Navidad! ¡Ya es Navidad! ¿Dónde está mi regalo?
-- Ven, vamos a verlo --dijo el padre, y tomó al niño de la mano.
Salieron de la cabina, cruzaron el pasillo y subieron por una rampa. La madre los seguía.
-- No entiendo.
-- Ya lo entenderás --dijo el padre--. Hemos llegado.
Se detuvieron frente a una puerta cerrada que daba a una cabina. El padre llamó tres veces y luego dos, empleando un código. La puerta se abrió, llegó luz desde la cabina, y se oyó un murmullo de voces.
-- Entra, hijo.
-- Está oscuro.
-- No tengas miedo, te llevaré de la mano. Entra, mamá.
Entraron en el cuarto y la puerta se cerró; el cuarto realmente estaba muy oscuro. Ante ellos se abría un inmenso ojo de vidrio, el ojo de buey, una ventana de metro y medio de alto por dos de ancho, por la cual podían ver el espacio. el niño se quedó sin aliento, maravillado. Detrás, el padre y la madre contemplaron el espectáculo, y entonces, en la oscuridad del cuarto, varias personas se pusieron a cantar.
-- Feliz Navidad, hijo --dijo el padre.
Resonaron los viejos y familiares villancicos; el niño avanzó lentamente y aplastó la nariz contra el frío vidrio del ojo de buey. Y allí se quedó largo rato, simplemente mirando el espacio, la noche profunda y el resplandor, el resplandor de cien mil millones de maravillosas velas blancas. 

                                                                                     Ray Bradbury



sábado, 24 de diciembre de 2011

Receta para construir un nacimiento


Receta para construir un nacimiento

Tomad un papel de plata : haced un río
y colocad encima de él un puente;
fabricad un portal; ponedle enfrente
de papel y cartón un caserío.

Simulad la blancura del rocío
con un poco de harina y, suavemente
hacedla que descienda lentamente
como la nieve cae, blanca de frío.

Colocad las figuras una a una,
la Virgen y José junto a la cuna
y en ella el Niño, en pesebre echado.

Y si después que todo lo habéis hecho
sentís que hay una estrella en vuestro pecho,
es que está el Nacimiento terminado.

Luis López Anglada

viernes, 23 de diciembre de 2011

¡Feliz Navidad! (2)

En estas fechas navideñas son muchas las felicitaciones que nos llegan o que circulan por la red, esta me parece ocurrente, por ello, desde Lectura y Café, los mejores deseos para la celebración de la Navidad.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

¡Feliz Navidad!

Lectura y Café os desea a todos una estupenda Navidad en compañía de familia y amigos.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Las palabras

"-Decidme, ¿no creéis que las palabras son lo más bello que hay?
 -Sí -tomó la iniciativa Georgina.
 -No lo dices muy segura y convencida.
 -Bueno, también está el Sol, la vida, la naturaleza...
 -Sin palabras no sabríamos expresar esas maravillas. Seríamos ciegos del alma. Por esa razón leer es lo más importante que hay. Leer para conocer y comprender, para absorber esa vida y adquirir la suficiente cultura que nos haga gozarla después"


                                                Jordi Sierra i Fabra. "La palabra más hermosa". Editorial Algar


jueves, 15 de diciembre de 2011

"La importancia de las cosas" M. Rivera de la Cruz






Rivera  de la Cruz,  Marta
"La importancia de las cosas"
Editorial Planeta
Año 2009



Un novelista, Mario Menkell,  es profesor en una Universidad privada de élite, por el éxito conseguido por una única novela, nada más para dar renombre al Centro .
 Mario "hereda"  al morir un familiar, un piso,  que alquiló su tía  a un maestro de música, solitario y sin familia.
El músico muere en circunstancias extrañas,  Mario  lo visita y no se puede creer, lo que ven sus ojos...
La narración es una mezcla de la reconstrucción de una vida aburrida y anónima, con el afán de aventura y  investigación de terceras personas relacionándose entre sí.
Mezcla de "thriller" , novela policíaca, amor y pasiones escondidas.


Enguivuk

lunes, 12 de diciembre de 2011

Premio "Ojo Crítico"




 Joan Manuel Serrat ha sido galardonado con el premio Especial Ojo Crítico 2011, una distinción otorgada por el programa cultural de Radio Nacional (RNE) a toda una andadura poética y musical y que destaca su talento para convertirse "en un símbolo mundialmente reconocido de la cultura española" desde sus inicios en la 'nova canço'.
Según asegura RNE, el poeta y músico ha sido capaz, durante sus casi 50 años de carrera, de "crear composiciones tan bellas que perduran en la memoria de varias generaciones y en el espíritu de personas de todo tipo de ideologías", ¿cómo no recordar "Mediterraneo"?  Asimismo, la emisora pública ha señalado que Serrat tiene el mérito de haber "llenado de notas los versos que heredamos de Miguel Hernández, Antonio Machado o Mario Benedetti". 
Mirad que precioso poema:
Aquellas pequeñas cosas

Uno se cree
que las mató 
el tiempo y la ausencia.
Pero su tren
vendió boleto
de ida y vuelta.
Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón
en un papel
o en un cajón.
Como un ladrón
que acecha detrás
de la puerta.
Te tienen tan 
a su merced
como hojas muertas
que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando 
nadie nos ve.

martes, 6 de diciembre de 2011

"El árbol rojo" Shaun Tan

El árbol rojo es un libro álbum o un precioso poema en en este caso cantado para hacerlo todavía más bello.
Seguro que nos hace pensar. ¡Espero que os guste!

lunes, 5 de diciembre de 2011

Tipos de libros

Seguramente con la invención del primer libro impreso se ocasionaría la misma polémica que hay ahora con el libro clásico en formato de papel y el libro electrónico. Reflexionemos un poquito.



jueves, 1 de diciembre de 2011

Premio Cervantes 2011


Nicanor Parra chileno de 97 años ha sigo galardonado con el premio Cervantes 2011. Físico teórico y matemático de profesión ejerció muchos años como profesor. Poeta por amor y por vocación desde muy joven, publicó a los 21 años "Cancionero sin nombre", luego apareció  "Poemas y antipoemas" creando el movimiento Antipoesía como antagonismo al otro gran poeta también chileno Pablo Neruda. Ha recibido muchos premios a lo largo de su vida. La cantautora fallecida Violeta Parra era su hermana.
¡Enhorabuena!

Un poema como muestra de su extensa obra:

Último Brindis
Lo queramos o no
sólo tenemos tres alternativas:
el ayer, el presente y el mañana.

Y ni siquiera tres
porque como dice el filósofo
el ayer es ayer
nos pertenece sólo en el recuerdo:
a la rosa que ya se deshojó
no se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
son solamente dos:
el presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos
porque es un hecho bien establecido
que el presente no existe
sino en la medida en que se hace pasado
y ya pasó...
como la juventud.

En resumidas cuentas
sólo nos va quedando el mañana:
yo levanto mi copa
por ese día que no llega nunca
pero que es lo único
de lo que realmente disponemos.