"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".
Jorge Luis Borges

viernes, 29 de junio de 2012

"Baruc en el río" R. Abella



Rubén Abella
"Baruc en el río"
Ed. Destino

Baruc en el río cuenta unos hechos que pasaron hace treinta años. Y sobre todo, lo que se sospecha que se esconde detrás de esos acontecimientos familiares. 
Lo narra el hijo menor de la familia y narra los hechos de los distintos miembros de la familia el día en el que desapareció el hermano mayor, Baruc. La aparente inocencia del narrador inquieta al lector y hace que intentemos indagar lo que se esconde tras una historia: Baruc huyó de la casa familiar un mediodía caluroso de un mes de agosto. Retornaba de pescar en la Isla, un pequeño y escondido paraíso natural que los dos hermanos habían construido en los meses veraniegos. Y llegaba tarde. Su madre, nerviosa e irritada, lo recibió con un bofetón que provocó de inmediato su huida. 
Perdido durante días, Baruc deambula por el barrio en compañía de un perro vagabundo. En los días que dura su aventura conocerá a un indigente; al responsable de un supermercado, poseedor de ciertos secretos sobre su madre; a Paquito, un niño aferrado a la ilusión de los viajes como forma de sobrevivir a la desestructuración familiar. Mientras tanto la familia busca a Baruc desesperadamente.
Es una novela profundamente emotiva sobre las relaciones familiares, que se alimenta en la nostalgia de la primera adolescencia. Supone la perdida de la inocencia, un enfrentamiento con la culpa y con las responsabilidades familiares.
Novela de aprendizaje, de pérdida de la inocencia y de salto a la edad adulta y reflexión  sobre la condición humana y sobre el poder redentor de las palabras, ya que el narrador elige el lenguaje para intentar cambiar la vida con otro final y salir adelante.
                                                                                                                          Tangram

martes, 26 de junio de 2012

"Página de escritura" Jaques Prevert




Página de escritura (Jacques Prevert)

Dos y dos cuatro
cuatro y cuatro ocho
ocho y ocho son dieciséis…
¡Repitan! dice el maestro
Dos y dos cuatro
cuatro y cuatro ocho
ocho y ocho son dieciséis.
Pero ahí está el ave lira
que pasa por el cielo
el niño lo ve
el niño le oye
el niño le llama:
¡Sálvame
juega conmigo
pájaro!
Entonces el pájaro baja
y juega con el niño
Dos y dos cuatro…
¡Repitan! dice el maestro
y el niño juega
y el pájaro con él…
Cuatro y cuatro ocho
ocho y ocho son dieciséis
¿Y dieciséis y dieciséis cuántas son?
No son nada dieciséis y dieciséis
y mucho menos treinta y dos
de ningún modo
y se marchan.
Y el niño ha escondido el pájaro
en su pupitre
y todos los niños
oyen la música
y ocho y ocho a su vez marchan
y cuatro y cuatro y dos y dos
a su vez se largan
y uno y uno no son ni uno ni dos
uno a uno marchan igualmente.
Y el ave lira toca
y el niño canta
y el profesor grita:
¡Cuándo acabaréis de hacer el payaso!
Pero los demás niños
escuchan la música
y las paredes de clase
se desploman tranquilamente.
Y los cristales vuelven a ser arena
la tinta vuelve a ser agua
los pupitres vuelven a ser árboles
la tiza vuelve a ser acantilado
el portaplumas vuelve a ser pájaro.


sábado, 23 de junio de 2012

El Día E


Desde el año 2009, el Instituto Cervantes viene promoviendo la celebración en toda la comunidad hispanohablante de una fiesta de la lengua que celebramos el sábado más próximo al solsticio de verano. 
El Día E nació como un proyecto del Instituto Cervantes para celebrar su mayoría de edad y, a la vez, difundir la cultura en español en los cinco continentes. A lo largo de estos tres años, todos los centros del Instituto Cervantes en los cinco continentes –desde Sídney hasta Brasilia– festejaron este día, celebrando así la grandeza de nuestra lengua común y nuestras culturas.
Hoy sábado 23 de junio los centros del Instituto Cervantes de todo el mundo abren sus puertas para celebrar «La fiesta de todos los que hablamos español».
Queremos que esta fiesta sea la de todos los que hablamos español, para que cada año tengamos un día en el que nos sintamos unidos por una lengua común y por compartir la riqueza de la vasta cultura en nuestro idioma.
¡Únete a El Día E!

martes, 19 de junio de 2012

"El abuelo que saltó por la ventana y se largó" J.Jonasson





Jonas Jonasson
"El abuelo que saltó por la ventana y se largó"
Ed. Salamandra.



Antes de que Allan Karlsson vaya  a celebrar su centésimo cumpleaños, decide que no quiere fiestas de ese estilo.

Él,  entonces, se viste con su mejor traje, se olvida los zapatos, y, salta tranquilamente, por la ventana del primer piso, de la residencia de ancianos donde vive, con unas pantuflas cómodas, muy cómodas.
Pisa los recién plantados pensamientos, y caminando con sus zapatillas nuevas, se dirige a la Estación de Autobuses.


Allí, sin comerlo, ni beberlo, le dejan al cuidado de una maleta, que él se lleva, pues su autobús, va a salir, y no quiere perderlo.
Aquí, y, ahora, comienza una nueva vida de Karlsson, cuando ya ha cumplido los 100 años. Una vida tan fantástica como la anterior al día de hoy.
Novela cómica, que transcurre en Suecia y otros países del mundo durante la mayor parte del siglo XX , en la que se narra la vida de un ser humano que pasa por momentos cómicos, tristes e importantes de la historia mundial; acompañado por hombres y mujeres, líderes políticos, los más importantes del momento, que dan vida a los hechos históricos de esta época.
                             
                                                                                                                   Julia    
                                                 

domingo, 17 de junio de 2012

Ray Bradbury


El gran escritor inglés Ray Bradbury ha fallecido recientemente y lo conocemos, sobre todo como narrador de estupendas novelas como Crónicas marcianas o Fahrenheit 451 entre otras
Tal vez su faceta como poeta sea la menos conocida por eso aquí tenéis una muestra.

Encender la noche 

Había una vez un muchachito a quien no le gustaba la Noche.

Le gustaban
linternas y lámparas
y antorchas y alumbrados
y faros y faroles
y velas y velones
y relumbrones y relámpagos.
Pero no le gustaba la noche.

Se lo veía en
salones y sótanos
y despensas y desvanes
y alcobas y alacenas
y escurriéndose por los corredores.
Pero nunca se lo veía afuera…
en la Noche.

No le gustaban para nada las llaves de luz.
Porque las llaves de luz apagaban
las lámparas amarillas
las lámparas verdes
las lámparas blancas
las lámparas del vestíbulo
las luces de la casa
las luces de todas las habitaciones.
Él nunca tocaba las llaves de luz.
Y jamás salía a jugar
en la oscuridad.

Siempre estaba muy solo.
Y muy triste.
Pues veía, desde su ventana,
a los otros chicos jugando sobre el césped
en las noches de verano.
Los veía corriendo felices allá afuera
de la oscuridad a la luz.



miércoles, 13 de junio de 2012

sábado, 9 de junio de 2012

"La torre de Hanói" C. Frabetti



Carlo Frabetti
"La torre de Hanói"
Ed. Lengua de Trapo



Según la eciclopedia Wikipedia: Torres de Hanói es un rompecabezas o juego matemático inventado en 1883 por el matemático francés Éduard Lucas. Este solitario es un juego de ocho discos de radio creciente que se apilan insertándose en una de las tres estacas de un tablero. El objetivo del juego es crear la pila en otra de las estacas siguiendo dos reglas: Las piezas se trasladan de una en una y no se puede colocar una pieza mayor sobre una menor. El problema es muy conocido en la ciencia de la computación y aparece en muchos libros de texto como introducción a la teoría de algoritmos.Tiene un problema curiosísimo porque su solución es muy rápida de calcular, pero el número de pasos para resolverlo crece exponencialmente conforme aumenta el número de discos. 

Después de esta introducción para ver el significado del título hay que añadir que el autor además de escritor es matemático por eso, La torre de Hanói comienza con un enigma. El protagonista se ve envuelto en la trama de un manipulador invisible de dudosas intenciones gracias al que conocerá a múltiples y fascinantes personajes: un matemático filósofo, una prostituta muy particular, un caníbal vegetariano... A lo largo de este juego de ingenio tendrá que cuestionarse sus ideas respecto al amor, la amistad y la justicia. Pero este no es un libro de misterio al uso. Carlo Frabetti crea en esta novela una ficción que subvierte los mecanismos de la literatura de intriga y termina componiendo una brillante sátira que pone en tela de juicio nuestra aproximación poco crítica a la lectura y, a las incógnitas que nos plantea la misma existencia
Creo que es una magnifica novela que incentiva en el lector la búsqueda de conocimiento y, desde luego, le hace pasar un rato excelente. Frabetti parte de una clásica estructura de historia de detectives para realizar una compleja reflexión sobre la inquietante relación entre el azar, las matemáticas y el afán de trascendencia de los seres humanos. 
                                                                                                                                      Firmin



jueves, 7 de junio de 2012

El juego de la rosa


Hay una rosa escrita en esta página,
y vive aquí, carnal pero intangible.

Es la rosa más pura, de la que otros han dicho
que es todas las rosas. Tiene un cuerpo
de amor, mortal y rosa, y su perfume
arde en la sinrazón de esta alta noche.

Es la cúbica rosa de los sueños,
la rosa de los sueños, 
la rosa del otoño de las rosas.
Y esa rosa perdura en la palabra
rosa, cien vidas más allá de cuanto dura
el imposible juego de la vida.

Hay una rosa escrita en esta página,
y vive aquí, carnal e inmarcesible.


("El juego de la rosa", Carlos Marzal)                                                                             

lunes, 4 de junio de 2012

Vendedor de sueños

Bonito cuento para la reflexión.

sábado, 2 de junio de 2012