"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".
Jorge Luis Borges

miércoles, 9 de octubre de 2013

"Por carta"


Abro un cajón de mi secreter y saco un puñado de hojas color marfil. Compruebo que el tintero está lleno, mojo la pluma, arranco a escribir. Mi trazo fluye con soltura, las líneas se suceden narrando novedades. En realidad no hay demasiadas, pero me esfuerzo por adornar los pequeños acontecimientos para que cada detalle de los penúltimos días transpire algo especial. Ya hay limones en el limonero, las tardes se vuelven largas, hemos pintado la lancha, pronto colgaremos el toldo en el jardín...

Cuento las mismas cosas cinco veces, alterando el orden de las palabras y el ritmo de las frases, añadiendo a cada despedida una pizca propia de complicidad. Cinco cartas, cinco sobres alargados, diez sellos de distintas cantidades. Esta misma tarde irán juntas al buzón. Quisiera conocer sus trayectos, las rutas que van a seguir  hasta acabar mezclados con bloques de lego diminutos, entre las páginas de un libro de ciencias o debajo de una almohada llena de princesa de pelo revuelto y brujas que bailan con ogros en vez de malmeter. Entre sus pliegues llevarán olor a sal, unos cuantos granos de arena y la certeza de que, después de la lluvia y las matemáticas, un largo verano de mar, limonada y abuela, está por llegar. 

                                                                María Dueñas (Abuela solo hay una, la propia

No hay comentarios:

Publicar un comentario