"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".
Jorge Luis Borges

miércoles, 30 de enero de 2013

Día Escolar de la Paz y la No Violencia




Desde 1964, para conmemorar la muerte de Gandhi, se celebra el 30 de enero el Día Escolar de la Paz y la No Violencia, reconocido por la UNESCO en 1993.
En esta fecha se recuerda la necesidad de la educación para la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los Derechos Humanos, la no violencia y la paz.

Mi Señor...
Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes
Y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla,
no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.
Enséñame a querer a la gente como a mí mismo.
No me dejes caer en el orgullo si triunfo
ni en la desesperación si fracaso.
Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.
Si me quitas el éxito, Déjame fuerzas para aprender del fracaso.
Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.
¡Señor...si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

Cuida tus Pensamientos porque se volverán Palabras. 
Cuida tus Palabras porque se volverán Actos. 
Cuida tus Actos porque se harán Costumbre. 
Cuida tus Costumbres porque forjarán tu Carácter. 
Cuida tu Carácter porque formará tu destino

Y tu Destino será tu vida…

                                                             Mahatma Gandhi 

lunes, 28 de enero de 2013

"Mucho mejor ahora"

Quiero compartir con todos vosotros este precioso, hermoso, fantástico, estupendo y maravilloso vídeo.

viernes, 25 de enero de 2013

"Memorias de un amigo imaginario" M. Dicks




Mattheww Dicks
"Memorias de un amigo imaginario"
Ed. Nube de Tinta



"Max solo tiene 8 años y no es como los demás niños. Él vive para adentro y cuanto menos le molesten, mucho mejor. No le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos, que lo toquen y que le hagan hablar por hablar. Si alguien le preguntara cuándo es más feliz, seguro que diría que jugando con sus legos planeando batallas entre ejércitos enemigos. Max no tiene amigos, porque nadie lo entiende y todos, hasta los profesores y sus propios padres, quieren que sea de otra manera. Solo me tiene a mí, que soy su amigo desde hace cinco años. Ahora sé que Max corre peligro y solo yo lo puedo ayudar. El problema es que Max es el único que puede verme y oírme. Tengo mucho miedo por él, pero sobre todo por mí. Los padres de Max dicen que soy un «amigo imaginario». Espero que a estas alturas tengas claro que no soy imaginario".

Es una novela muy original narrada por Budo, el amigo imaginario de Max, un niño de ocho años que parece que padece Síndrome de Asperger. Por un lado nos va contando la vida diaria de Max con sus padres, en el colegio, con los compañeros, las profesoras, etc. Y de forma paralela también nos cuenta la vida de otros amigos imaginarios que  acompañan a a algunas personas, la relación existente entre ellos y, sobre todo, como se ayudan y el lector les va cogiendo cariño por igual a ambos personajes.

Trata  temas como la amistad, o la importancia de no pensar únicamente en el bien propio, la muerte, el sufrimiento e incita a la reflexión. El final (aunque predecible y esperado) es bonito y dejará con muy buen sabor de boca.
                                                                                                             Carmen

martes, 22 de enero de 2013

Blancanieves

 


Benjamin Lacombe (autor e ilustrador)
Blancanieves
Ed. Edelvives


Así es el comienzo de este cuento que todos conocemos:

"Érase una vez, en pleno corazón del invierno, una reina que cosía al lado de la ventana. A través del marco de ébano, contemplaba los copos de nieve que revoloteaban en el aire, como plumas. De pronto, se pinchó el dedo, y tres gotas de sangre cayeron en la nieve. Sobre el fulgor de la nieve, el rojo era tan hermoso que pensó:
«¡Ay! ¡Ojalá tuviera un hijo con la piel blanca como la nieve, los labios rojos como la sangre y el cabello negro como el ébano!». 


El cuento clásico de los hermanos Grimm, en adaptación y  representado a través de las 

maravillosas ilustraciones de Benjamin Lacombe y es formato álbum ilustrado.

Hay muchas películas basadas en el cuento, recientemente se ha estrenado en las salas de cine "Blancanieves" una muy personal versión del director Pablo Berger. Es diferente, distinta, muy original ya que la sitúa en los años veinte del pasado siglo,  en Sevilla y en ambiente taurino. 
Muy, muy recomendables tanto el álbum como la película.




domingo, 20 de enero de 2013

"Mi ración de alegría"


Mi ración de alegría

Defiendo la alegría,
la precaria, amenazada,
difícil alegría,
al raso, limpia, en cueros,
mi ración de alegría.
No me arrastréis al pozo
de las verdes culebras.
No os arrojo a la cara mi alegría,
os la tiendo tan sólo 
como una débil luz, como una mano.
No es ningún baluarte
ni ningún ofensivo privilegio,
es mi único utensilio cotidiano,
mi tela de labor.
No tengo otra bandera
y ostenta unos colores ya un poco desteñidos;
mirad que la levanto a duras penas,
contra viento y marea,
sin sombra alguna de provocación.
Es parcela pequeña, minifundio,
terreno sin cercados ni aparceros
que aro, riego y abono por mí misma,
con fe, de sol a sol.
Tomad el pobre o rico,
el cuestionable fruto
que desde ella os ofrezco,
pues sólo desde aquí
os consigo mirar, ayudar, entender,
poner tal vez en claro alguna cosa.
No me la reprochéis ni adobéis de negrura
como un reducto inmundo, segregado;
ved que no la defienden ni pinchos ni alambradas
y que podéis pasar aquí conmigo al sol.
No me arrastréis al pozo de las verdes culebras.

Carmen Martín Gaite



miércoles, 16 de enero de 2013

¡Qué difícil es hablar el español!

 Este vídeo está circulando mucho por la red, realmente vale la pena verlo: las diferencias del español según el país en el que se habla, lo que nos enriquece el vocabulario, y sobre todo, lo divertidísimo que es.
¡Es buenísimo!





lunes, 14 de enero de 2013

"La lengua madre" J.J. Millás







El actor Juan Diego vuelve al teatro tras unos cuantos años alejado de las tablas y lo hace dando vida y voz a La lengua madre, un texto de Juan José Millás que ambos han adaptado en un reposado proceso de más de dos años. 


"Este texto consigue una empatía con el público muy interesante"asegura Juan Diego, quien lo defiende en solitario porque se trata de un monólogo capaz de hacer pasar de la risa al silencio más absoluto en tan solo una palabra. 
"Es un texto muy profundo y de denuncia, se pregunta para qué sirven las palabras y habla de la perversión del lenguaje" 

En el programa de La 2 "Mi reino por un caballo" emitido el 8/1/2013 le hacen una entrevista que está en el siguiente enlace:
http://www.rtve.es/television/mi-reino-por-un-caballo/


viernes, 11 de enero de 2013

" A la sombra del maestro" J. Farias


Juan Farias Díaz-Noriega
"A la sombra del maestro"
Ed. Santillana

El autor de esta historia se sienta a la sombra de un viejo roble y se entretiene en observar  todo lo que pasa a su alrededor. Es un relato de lo cotidiano, nos cuenta la vida de todos los personajes, un pícaro sin conciencia, un maestro furtivo, una moza enamorada, un alcalde despótico, un escribiente feo, un loco que no se sabe muy bien quien es y varios animales. Todos ellos son habitantes de un pequeño pueblo gallego a la orilla del mar, con su calma y su tempestad y el viento que todo lo trastoca.
Personalmente el que más me gusta es el maestro que, cuando es expulsado por el alcalde, ¡se empeña en enseñar en furtivo!: el conocimiento como un bien que hay que preservar y transmitir a toda costa.
Aunque a Juan Farias se le  considera un autor de literatura infantil o juvenil, en mi opinión "A la sombra del maestro" es un libro para adultos lleno de poesía, de calidez y de ternura. 
Libro muy corto, con apenas cien páginas que se lee con mucho agrado y del que se puede disfrutar de lectura muy recomendable, es "una joyita".


Así se autodefinió Juan Farias:

"Me llamo Juan y soy lo que queda de un viejo marinero.
Me gusta escribir y más cosas, hablar con unos y con otros, ir y venir teniendo siempre por mejor camino el que me trae de vuelta a los míos.
Me asombran los amaneceres y colecciono puestas de sol.
Suelo escribir (si es que esto es escribir) sobre la gran aventura: lo cotidiano, que a veces es triste, a veces alegre, a veces doloroso.
No me interesan los capitanes que vuelan entre las estrellas, ni los vampiros si unos y otros no están enamorados.
Creérme, lo cotidiano es emocionante, no hay un minuto igual a otro, es un juego de luces que no saben estarse quietas.
Lo cotidiano está lleno de héroes, hombres y mujeres que no se rinden, que luchan día a día por aquellos a los que quieren".
                                                                                                    Carmen
 

martes, 8 de enero de 2013

El elefante encadenado

El elefante encadenado es un cuento para la reflexión de Jorge Bucay.


sábado, 5 de enero de 2013

Noche de Reyes


Niños y no tan niños han escrito su carta a los Reyes pidiéndoles sus regalos, sus ilusiones, sus sueños ... 
En esta noche mágica y especial, ¡ojalá se cumplan nuestros deseos!



                                                      
                                                               Carta a los Reyes Magos

Hacía días que nuestros tres Reyes Magos Orientales estaban un poco nerviosos, impacientes, e ilusionados.

El evento era muy importante, tenían que repartir muchos regalos a todos los niños del mundo mundial. Constantemente recibían miles de peticiones en forma de epístolas, mensajes por internet, u otro tipo de notificaciones (nuestros queridos Majos Reales estaban en lo que se dice en onda súper moderna, y al corriente de la comunicación o último berrido en aparatos modernos de última hornada (=tecnología).

Sorprendidos leían sus pajes “Eder y Unai” el mogollón abrumador diario de peticiones letrísticas (=cartas), y luego ellos mismos se lo comunicaban a los tres Majetes Reales Orientalisticos. Así nuestros Reyes después mismamente mismos repasaban dichas solicitudes, y todos los anhelos de los peques.

Observaron que últimamente los niños del mundo estaban muy comedidos, conscientes por la crisis mundial que estamos pasando, estaban sopesando mucho sus peticiones, para no pasarse tres pueblos o de frenada. Pero a pesar de esto nuestros ya mentados personajes, no daban abasto con tanta lectura cartil (=carta), o mensajes insólitos de toda índole.

Aquella mañana mientras desayunaban en la jaima del Rey Baltasar… Melchor y Gaspar vieron que este estaba más callado que de costumbre, algo triste, de capa caída, estaba muy rarito. ¡¡Por mis barbas… soltó Melchor!! ¿Se puede saber qué te pasa amigo Baltasar? Tú que eres el más rumboso, bullanguero, y guasón de nosotros tres… “Papito bombón” (por su color negro azabache) cuéntanos, nos tienes intrigados, tennos al loro, estamos sobre ascuas, o al borde del infarto. ¡¡Ea!! Dale a la sin hueso (=lengua) y expláyate de tus pesares amigo, llevamos muchos años juntos y queremos estar al dato (=al corriente) de tus desazones.

Eso, eso, decía de igual modo el pelirrojo Gaspar, mientras jugaba con uno de sus rizos pelísticos. ¿Se puede saber… que mosca te ha picado querido socio? No te co-nos-co soltó con acento extranjero. Mientras se jalaba un croasancito untado de chocolate y mermelada de naranja, a la par que los ojos le hacían chiribitas por su lechucero (=goloso) antojo.

Baltasar elegantemente enfundado en su espléndido traje real con turbante carmesí, se removió nervioso sobre su cojín de cuero, sacando de uno de sus bolsillos una carta algo chuchurrida, pachucha, o más arruga que una pasa. Estaba así de tanto como la había sobado y releerla. Escuchar dijo serio con un hito de voz, trémulo por la emoción, empezó su lectura a trompicones.

¡¡Queridos Reyes Magos!!
Soy una nena de 7 años, me llamo Garazi, por favor mi deseo para este año es… no quiero juguetes mi querido Rey Baltasar.
Mi hermano mayor Ugaiz dice que nuestros padres tienen muchos problemas económicos, lo estamos pasando muy mal, por la noche no cenamos, no tenemos ni un mendrugo de pan que llevarnos a la boca. Mi segundo hermano Aita nos cuenta que de noche oye llorar a mi padre y a ratos a mi mamá. ¿Sabes… se me rompe el corazón? Mi papá lleva tres años en el paro, pero aún no encontró ningún trabajo. Y para colmo a mi mamá esta semana le comunicó el Banco, que pronto tendremos que abandonar nuestra casa por no poder pagar la hipoteca, no sé donde tendremos que ir a vivir o cobijarnos. ¡¡Ayúdanos por favor… tú eres mago, todo lo puedes!! Eres un Rey Baltasar de amor, bondad, muy querido por muchos niños, por supuesto sin desmerecer nada a Melchor o Gaspar, que son otros dos ángeles maravillosos.

Al terminar la carta Baltasar, ya no pudo reprimir sus sollozos al igual que sus dos colegas Melchor y Gaspar. Lloraban a moco tendío, hipando, y con pucheros como los niños pequeños. Tan cuantiosas fueron sus lágrimas, que éstas se esparcieron por el universo, convirtiéndose en preciosas estrellas que podemos ver todas las noches. Y de todas estas estrellas una fue la que les guió hasta la ciudad de Belén, donde nació el niño Dios, que todos los años veneramos los cristianos.

A estos avatares, prestos acudieron sus pajes “Eder y Unai” para ver qué sucedía, y a poco tuvieron que salir también a nado de aquella jaima. Por eso en el desierto también por chocante que parezca, a veces se encuentran oasis, lugares insólitos con jardines repletos de palmeras datileras y agua. Ocurriendo de este mismo modo otro sorprendente milagro, de todos estos llantos del alma de sus Majestades Reales.Cuando por fin se serenaron los tres Reyísticos Orientales, con sus pajes prepararon un plan urgente para aquellos infantes
.
Y llegó la gran noche… noche de ilusión, noche de Reyes Magos, la más maravillosa, única, de todos los niños del mundo, y porque no decirlo de grandes también con alma de niños.
Por aquella casa como os podéis imaginar mis queridos pezqueños, pasaron sin hacer ningún ruido sus Majestades, y eso que sus camellos eran muy grandes. Pero los tres hermanos haciendo un esfuerzo de su cuscurro de pan para cenar, dejaron tres trocitos para los camellos con un gran cubo de agua, no olvidándose por supuesto de los Magos, dejando también un dibujo con un gran corazón pintado por ellos que decía… ¡¡Divinisimas Realezas… os queremos mucho!! Así pues aquella noche los Reyes colocaron en los zapatos de los hermanos, tres hermosas ofrendas repletas con todo su amor.

Apenas una luz tímida entró por la ventana, los habitantes de aquella casa fueron despertando ilusionados, para ver que contenían sus calzados. ¡¡Sorpresa… sorpresa… sorpresa!! ¡¡Alegría… alegría… alegría!! ¡¡Que pasada…!! ¡¡Risas… lloros… suspiros… carreras!!
Melchor el más longevo regaló una tablet a Ugaiz, con una nota que decía… el 7 de Enero tendrás una llamada importante para tu mamá, no te descuides, estate atento.
Gaspar a su vez obsequió al pequeño Aita un sobre color verde esperanza, contenía un regalo sorpresivo de los tres.

Baltasar adjudicó a nuestra nena Garazi una arquilla de madera de sándalo preciosamente labrada, con otra nota color rosa en su interior.
Así pues primero sonó el teléfono, al descolgarle una voz habló (era Melchor) comunicando a la mamá de los niños. Mi buena Amatxu, alguien anónimo os ha quitado la hipoteca de la casa, ya no tenéis que marcharos nunca de ella, es vuestra para siempre.

El segundo regalo contenía un sobre sorpresa color verde, dentro aparecieron tres décimos de lotería, fueron premiados con el gordo del Niño (esta idea fue de Gaspar y en colaboración de los otros Reyes). Pero esta familia solo se quedó con un décimo premiado nada más, repartiendo generosamente los otros dos billetes entre personas muy necesitadas o en parecidas circunstancias a ellos.

El tercer y último obsequio fue… dentro de la arquilla de sándalo obsequio para Garazi, había una nota rosa con una dirección subrayada en rojo. Simplemente decía… señor papá Arkaiz, le hemos contratado fijo para trabajar en mi fábrica. Preséntese el lunes 7 de Enero a primera hora le esperamos urgentemente, firmado por un empresario anónimo (era la sorpresa regalo de Baltasar). ¡¡Por fin papá Arkaiz, había conseguido un trabajo!!

Y con todo esto lectores, termina mi cuento viento en popa. Por tanto soñar… no cuesta nada. Si algo deseáis con mucho anhelo no renunciéis nunca, ya que todos los deseos buenos pueden hacerse realidad.
                                                                                      
                                                                               Mercedes Martínez Rubio