"Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca".
Jorge Luis Borges

viernes, 31 de mayo de 2013

La cocina de la escritura


No hay brebajes mágicos ni recetas instantáneas para escribir. No se puede pasar, de la noche al día, de la vacilación de un aprendiz a la confianza del experto, de la ingenuidad a la madurez. Ningún catecismo puede sustituir el entrenamiento que impone la redacción: un poso amplio de lecturas, técnica y pasión a partes iguales, dedicación inagotable, la paciencia del relojero que engarza los engranajes de un despertador, etc. Como el pinche de cocina que no sabe ligar un alioli, pero que con el tiempo llega a preparar sofritos refinados, del mismo modo el aprendiz de escritura aprende su oficio.

(Daniel Cassany: La cocina de la escritura, Ed. Anagrama)

miércoles, 29 de mayo de 2013

"Las lágrimas de san Lorenzo" J. Llamzares



Julio Llamazares
"Las lágrimas de san Lorenzo"
Ed. Alfaguara



Un profesor universitario, tras varios años rodado por diversas universidades europeas sin ambiciones académicas, y que parece que va huyendo a ninguna parte y no quiere echar raíces ni crear lazos con la gente que le rodea. 
Decide regresar a Ibiza donde pasó unos maravillosos años de juventud con su hijo Pedro de doce años, un hijo con el que apenas convive, para enseñarle a leer las estrellas en el mapa del cielo en la noche de San Lorenzo, cuajada de estrellas fugaces. Y, al hacerlo, recuerda, una noche parecida cuando él era un niño y su padre le mostró el cielo tendido en la hierba en el pueblo del abuelo, en León.
El narrador, capítulo a capítulo, va recodando episodios, a veces, amargos sobre personajes que han desaparecidos ya de su vida. Y recuerda con mucha nostalgia y melancolía los episodios de los días felices de su juventud en Ibiza. 
Se podría decir también que es un testamento vital para ese hijo con el que apenas convive y que quiere saber de su padre, conocerle mejor y acercarse más a él.
Una bonita historia acerca de los paraísos e infiernos perdidos, padres e hijos, amantes y amistades, encuentros y desencuentros, que atraviesan toda una vida entre del tiempo presente y los recuerdos. Con una prosa muy poética va narrando su filosofía de vida.

                                                                                                                            Carmen


domingo, 26 de mayo de 2013

miércoles, 22 de mayo de 2013

El poeta de los sueños



Había una vez un señor que soñaba poesías.

Despierto no destacaba en nada; pero dormido se le aparecían poemas. Hablaba y su mujer copiaba; por la mañana ni él mismo podía creer que eso había sido creación suya (esto les sucede a muchos creadores, casi nadie puede explicar de dónde nacen las ideas; pero en este caso la sensación era más fuerte ya que dictaba dormido).

Todo terminaría acá si no fuera porque estaba disconforme con eso, pues se hizo famoso en todo el mundo, no tanto por los poemas sino por cómo le nacían. Lo invitaban a programas de televisión, pero esos de concursos y fenómenos extraños. Lo entrevistaban de diarios y revistas para preguntarle si, además, veía espíritus. Aparecía en libros, pero en aquellos de récords y hechos inexplicables. Él quería ser poeta, y no un fenómeno de circo.

Sufría tanto que, desesperado, le dio un martillo a su mujer para que le pegara cuando hablara dormido, lo que ocurrió esa misma noche. Fue una poesía sobre una tortuga. Él no despertó, pero la tortuga del poema apareció de verdad en la habitación.

De ahí en más no soló dictaba sus poemas, sino que algunos de ellos se convertían en realidad. Un baúl, una calle, un barco, humo. Uno de sus poemas habló del mar, y comenzó a inundarse la ciudad. Lo echaron de ésa y de otras, porque no elegía lo que soñaba, y no siempre eran cosas buenas. Soño la guerra, pero no fue culpa suya, la guerra ya estaba en los hombres. Él sólo contaba de un soldado que llevaba días en una trinchera, bajo la lluvia, y escribía cartas a su novia, por amor, pero también para no enloquecer.

Soño que estaba solo, y una nave espacial los llevó a la Luna. Soño que era un náufrago, y pasó a rescatarlos un barco antiguo. No quiso soñar nunca más. Le pidió a su mujer que preparara café bien cargado, como se toma en Cuba y en Colombia, y que le diera conversación para no dormirse.

Todavía navegan por el cielo, con los ojos cansados de no dormir. Pero, cuando se distrae, la mujer le canta una canción de cuna y descansan. Así es su amor.

                                                                                                        Luis Pescetti

sábado, 18 de mayo de 2013

"Pequeño"

Estaría bien que este vídeo nos sirviera para la reflexión.

miércoles, 15 de mayo de 2013

YO LEO







YO LEO: porque una sola
vida no es suficiente, y entre
las páginas de un libro puedo
ser cualquier otra persona;

YO LEO: porque las
palabras que forman la
historia se hacen mías, para
construir mi vida;

YO LEO: no en busca
de finales felices sino para
perseguir nuevos comienzos;
apenas estoy iniciando
mi camino y me vendría
bien tener un mapa;

YO LEO: porque tengo
amigos que no leen y, aunque
son muy jóvenes, se les
está acabando el material;

YO LEO: porque cada
viaje comienza en la
biblioteca y ya es hora de
que comience a empacar;

YO LEO: porque uno
de estos días me iré de este
pueblo y voy a viajar a
todas partes y conocer a todo
el mundo y quiero estar
preparado.

Richard Peck

domingo, 12 de mayo de 2013

jueves, 9 de mayo de 2013

"Generación EGB" J. Nieves







Javi Nieves
"Generación EGB"
Ed. Planeta


Generación de la EGB es un libro escrito por un periodista de la COPE parece ser que tienen dentro del programa un tiempo dedicado a este tema y ahora han decidido escribir el libro. ¿Por qué me ha gustado?. Bueno, primero porque soy de esa generación, segundo porque está escrito de forma divertida y amena, tercero porque te hace recordar tiempos pasados que no siempre fueron mejores pero si que nos lo parece y sobre todo porque me ha traído un poco de vuelta mi infancia. Habla de todo un poco: televisión, cole, amigos, juegos, cine, libros, tebeos, colecciones de cromos... aunque se nota que está escrito por hombres pues se olvidan de cosas como por ejemplo la película de Sonrisas y lágrimas o la de Siete novias para siete hermanos, tampoco nombra a la terrible Elisabeth y sus segundas y terceras partes, si que nombra a los cinco y a los siete y a las torres de Malory. Bueno, ya digo que aunque está escrito por un hombre me ha gustado. 


Y como empecé a poner recetas en otra ocasión pues voy a daros un bizcocho muy, muy fácil, buenísimo y que queda muy bien si usas un molde con forma de corona.



Bizcocho de la tía Mari Paz
                                                                           
  Ingredientes:
100 grs de mantequilla
3 huevos
1 vaso de los de agua de chocolate en polvo 
(yo uso el de Valor para hacer a la taza)
1/2 vaso de azúcar
1 vaso de harina
1/2 vaso de leche
1 sobre de levadura Royal
Preparación:
Se mezclan todos los ingredientes con la batidora de brazo, menos la levadura que se añade lo último. Se vierte la mezcla en un molde y se hornea a 150 grados hasta que esté cocido. Pincharlo para comprobar que ya está cocido y dejar enfriar antes de desmoldar. Riquísimo para desayunos o meriendas y para acompañar un café y una buena lectura. 
Espero que os guste. 

                                                                                                              Payokas.

sábado, 4 de mayo de 2013

"Brújulas que buscan sonrisas perdidas" A. Espinosa




Albert Espinosa
"Brújulas que buscan sonrisas perdidas"
Ed. Grijalbo

La vida de Ekaitz está marcada por el amor y las desgracias. Amor de madre, de mujer, de hijas, incluso de cuñada. Pero también por las enfermedades, los accidentes y la muerte. La tortuosa relación que mantiene con su padre, una afamado director de cine, sirve como excusa para irnos contando su vida y para finalizar siendo el argumento principal tras la conjunción del Alzheimer y el cáncer en la etapa final de sus enfermedades en su progenitor.
Albert Espinosa escribe de manera sencilla y fácil de leer que va directo al corazón, siempre tocando la fibra sensible y emocional. Se podría decir que es una novela de auto ayuda para los lectores y también de auto ayuda para el propio escritor, ya que este forma de escribir parece una constante en su obra y  consigue una conexión especial con los lectores más allá de la literatura porque entra en el mundo de los sentimientos. 

El autor es un maestro de la sensibilidad y del tratamiento de las emociones. Un maestro que pone todos sus recursos al servicio del disfrute del lector sensible que busca este tipo de obras. Es, pues, una novela de sentimientos: la enfermedad, el sufrimiento, la muerte, el rencor, el perdón, los recuerdos, el amor, las segundas oportunidades,en fin... la vida.

 Novela de lectura rápida y agradable llena de bonitas frases aunque abusa de los puntos suspensivos que invitan a la reflexión.
                                                                                                     Carmen

jueves, 2 de mayo de 2013

"Mi primera palabra" Rayden

La primera palabra es mamá, canción dedicada a su madre a ritmo de hip-hop. Tal vez estaría  bien para celebrar el próximo domingo el Día de la Madre.